lunes, 14 de marzo de 2011

LA COLUMNA TORCIDA: Cómo ser bueno en pocas lecciones

Antes, si me preguntaban les decía que “los buenos cristianos, los buenos judíos y los buenos musulmanes no existen”; que detrás de esas fórmulas “lo único que hay es la falsa idea de que el mundo se termina en el cerquito que separa lo tuyo de lo mío. Puro narcisismo de grupo, todas mentiras. Lo que existen son las buenas y las malas personas, esa es la ley primera. Y en tanto no cumplas la regla mayor, mal podés ufanarte de ser el campeón de las siguientes”. Un día yo decidí que quería ser buena persona. Por entonces todavía era chico y creía que eso se conseguía por la sumatoria de buenas acciones, reduciendo esto último a simples destrezas de boy scout: cruzar viejas en las esquinas, conseguir un taxi para un tipo en silla de ruedas, juntar polenta para los pobres, llevar a un chico de la calle a comer a McDonald’s, cosas por el estilo. Pero la cosa se me complicó.
No sé qué le pasó al mundo, pero de un tiempo a esta parte es imposible cruzar viejas en las esquinas. Para empezar, las viejas vienen cada vez más jóvenes y cualquier sonrisa o inicio de conversación es tomado por galantería y enseguida te quieren llevar a tomar algo. Y cuando se enteran de las intenciones samaritanas, no ahorran en insultos. Además, desde que la mujer es igual al hombre, cualquier gesto de caballerosidad es tomado por el más ramplón de los chauvinismos y el abnegado caballero acaba tachado de machista.
Con lo demás no me fue mejor: si quería ayudar con el taxi a los señores con sillas de ruedas, los taxistas me tomaban por chorro y los inválidos por comedido. Y de alguno de los dos me ligaba una patada (¿adivinen de cuál?). Por otra parte, hace rato que la polenta se sirve en bolichitos de Palermo en porciones cuyo valor es inversamente proporcional a su mínimo volumen. Y el propio Ronald en persona me pidió amablemente que me retire de su casita, no bien me senté con mi amiguito callejero y todas las mamis a nuestro alrededor se abrazaron a sus carteras o directamente se fueron, tapándose la nariz y llevando sus mocosos a la rastra.
Ahora pienso que no hay caso, que la bondad no es para mí. Que se la sigan repartiendo los demás.

Para ver otras Columnas Torcidas, haga click acá.


Artículo publicado originalmente en el suplemento Cultura de Tiempo Argentino.

No hay comentarios.: